top of page

Blog taola

De la vejez


Decía Ciceron en su libro De Senectute, que Las armas más convenientes para la vejez son "…/…la afición a las letras y la práctica de las virtudes …/…porque no hay gozo comparable al de una vida bien cumplida y el recuerdo de las buenas acciones realizadas” Los clásicos con su virginal sabiduría nos enseñan que la vida no es sólo una cuestión de biología y de antioxidantes sino también de biografía y de sentido. La mera pervivencia biológica o celular, no es por sí misma suficientemente humana si no va acompañada de un relato personal que nos dote de significado y que nos permita reconocernos a nosotros mismos como eso: “nosotros mismos”. De ahí la importancia que para Ciceron tenían la afición a las letras y la práctica de las virtudes, hasta el punto de que las consideraba “armas” para hacer frente a las amenazas de la vejez. La afición a las letras nos permite independizarnos de nuestra corporalidad, cada vez más limitada, para poder volar con las alas de la imaginación creativa por el mundo de los símbolos, y de la cultura, la narración y el arte. Las letras nos permiten multiplicar nuestras posibilidades y vivir otras vidas vicariamente. Es también la palabra la que nos faculta para pensar nuestro propio argumento y descubrir la narración de nuestra existencia. Somos a la postre esa historia que hemos escrito con nuestra vida a lo largo de los años. La contemplación de lo que hemos cumplido y el recuerdo de nuestras buenas acciones son la recompensa de nuestra vejez.

38 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page