Blog taola

¿Qué escribir?



Cuando nos imaginamos a nosotros mismos escribiendo nos asalta como primera preocupación o tarea la idea de Qué escribir, es decir sobre qué argumento construir nuestro relato. El Diccionario define argumento como “el conjunto de hechos que se narran en una obra literaria, teatral o cinematográfica, a partir de los cuales se desarrolla el texto o el guion”.

La propia definición nos pone sobre aviso respecto del hecho que el argumento por sí mismo no tiene valor literario porque no implica necesariamente un texto, es simplemente un guion de “hechos” que luego podrá desarrollarse en una obra literaria o bien cinematográfica o teatral. Los hechos de un argumento pueden ser muchos o muy pocos, ese dato no nos dice nada sobre el valor literario de una obra. La calidad de un argumento gira en torno a su “ingeniosidad”, es decir sobre la cualidad de esos hechos para llamarnos la atención o para interesarnos; una noticia periodística también tiene un argumento que se presume veraz y no es literatura, esta misma mañana he leído en la prensa: La policía se presenta en la casa de una mujer para notificarle que se marido ha fallecido en un accidente de tráfico pero se encuentra con el cadáver de la mujer en su dormitorio con múltiples heridas de arma blanca. Eso les lleva a reconsiderar la autopsia del marido muerto en accidente de tráfico y descubren que el cadáver de este también tiene algunas heridas de arma blanca que permiten suponer la existencia de una lucha…, la policía concluye que la muerte de la mujer ha sido un crimen de género y que lo que parecía un accidente de tráfico ha sido un suicidio. En cuatro líneas tenemos un argumento, pero estamos todavía muy lejos de tener una obra literaria.

El valor literario del argumento depende mucho del género o subgénero de que se trate, se puede distinguir según los estilos y los géneros el peso que el argumento puede tener un trabajo de ficción. La literatura muy narrativa: acción, aventuras, policíaca, histórica, thriller…, suelen depender mucho de la riqueza argumental, de los hechos que les acaecen a los personajes y de la manera en que estos los afrontan. Sin embargo, hay otro tipo de ficción que prima otros elementos literarios que no necesitan de grandes hechos: las relaciones personales, los afectos, los diálogos, las descripciones, los monólogos interiores o la conciencia subjetiva de los personajes y su mirada sobre el mundo. Un ejemplo paradigmático de este tipo de ficción “subjetiva” es la obra de James Joyce —Ulises— que relata el paso por Dublín de su personaje principal, Leopold Bloom y de Stephen Dédalus durante un día cualquiera, —el 16 de junio de 1904—; el título alude al héroe de la Odisea de Homero y la obra pretende construir una serie de paralelismos (lingüísticos, retóricos y simbólicos) entre las dos obras, aunque en la obra clásica los hechos que se relatan son muchos y grandiosos y en la obra de Joyce son por el contrario hechos ínfimos, rodeados de prolijos y caóticos monólogos interiores. (stream of consciusnes). [1]Los hechos banales de un día cualquiera en la vida de unos personajes vulgares dan lugar sin embargo a una novela muy extensa; su original en lengua inglesa tiene 267.000 palabras. Lo importante de la novela no son por lo tanto los “hechos” sino el reverberar de la conciencia de los personajes en torno a esos hechos, que se relata a través de los pensamientos del personaje en secuencias sin objetivo lógico, como ocurre en el pensamiento real. El ejemplo de flujo de conciencia más conocido dentro de la novela es el monólogo de Molly Bloom[2], en el que durante muchas páginas, sin signos de puntuación,[3] con saltos lógicos y temporales, la novela transcribe el fluir del pensamiento de la mujer del protagonista.

Como contraste podemos acudir al primer ejemplo de novela moderna EL QUIJOTE y vemos cómo en esta obra Cervantes titula sus capítulos con una pequeña reseña en la que da cuenta de los “hechos” que quiere novelar en cada uno de ellos. Es como si el autor nos facilitara el esquema de trabajo que ha seguido para construir la obra, y nos anticipa los hechos sobre los que ha de versar cada unidad narrativa, vg: Capítulo I Que trata de la condición y ejercicio del famoso hidalgo don Quijote de la Mancha, Capítulo II Que trata de la primera salida que de su tierra hizo el ingenioso don Quijote, Capítulo III Donde se cuenta la graciosa manera que tuvo don Quijote en armarse caballero O en el famoso Capítulo VIII Del buen suceso que el valeroso don Quijote tuvo en la espantable y jamás imaginada aventura de los molinos de viento, con otros sucesos dignos de felice recordación[4]

[1] Mrs. Dalloway, To the Lighthouse, Virginia Woolf; The Sound and the Fury, William Faulkner; As I Lay Dying, William Faulkner; The Waves Virginia Woolf; A Portrait of the Artist as a Young Man ,James Joyce; On the Road Jack Kerouac.


[2] https://laszlogarcia.com/2013/02/02/fragmentos-inmortales-monologo-interior-de-molly-bloom-ulysses-james-joyce/


[3] https://revistadeletras.net/el-monologo-de-molly-en-el-ulises-de-james-joyce/


[4] https://www.javierotaola.com/

41 vistas

©2018 por Javier Otaola.