Blog taola

Optimismo trágico, por Javier Otaola





El gran Georges Moustaki se definía a sí mismo en una de sus poéticas baladas —Je suis un autre— como un pesimista alegre o bien como un optimista trágico.


El término «optimismo trágico» lo acuñó el psiquiatra Viktor Frankl (1905-1997), quien logró sobrevivir tres años en Auschwitz y otros campos de concentración y exterminio de la Segunda Guerra Mundial. Fruto de esa terrible experiencia fue su obra «El hombre en busca de sentido», y su sistema terapéutico denominado precisamente Logoterapia, en el que menciona la idea del optimismo trágico.


Frankl señala tres heridas trágicas fundamentales que constituyen la existencia humana. Lo denomina la «tríada trágica»: el sufrimiento general de la pérdida, la frustración y la enfermedad, la culpa, moral o psicológica y la conciencia de la propia muerte.









25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo