Blog taola

La política no tiene por qué ser un fuego furioso.




La llegada de Joe Biden a la Presidencia de los Estados Unidos tiene algo de épico, una vida marcada por grandes tragedias, como la muerte de su primera esposa y de una hija en un accidente automovilístico, la muerte de un hijo por cáncer cerebral y dos grandes fracasos con dos campañas presidenciales fallidas. Pero a pesar de todo, y sobreponiéndose a todo eso, en un momento crítico para su país y en cierto modo para el Mundo, Biden inaugura una Presidencia que tendrá que curar muchas de las heridas abiertas por su predecesor en el alma y en el cuerpo de la sociedad americana en los últimos cuatro años.



Sólo tres presidentes han invitado a un poeta a leer en su ceremonia de juramento y toma de posesión, John F. Kennedy in 1961, Bill Clinton in 1993 and 1997, y Barack Obama 2009 and 2013. Amanda Gorman añade su nombre a esa lista junto, con los de Maya Angelou y Robert Frost que también leyeron en la ceremonia.





Amanda declamó su poema, "The Hill We Climb", que fué como un bálsamo para el corazón de una nación herida, y resonaron frente al Capitolio palabras sanadoras como estas:


No daremos marcha atrás, hacia lo que era, avanzaremos a lo que será. Un país lastimado, pero entero, benevolente, pero audaz, fiero y libre. No nos harán a un lado ni nos interrumpirán intimidándonos, porque sabemos que nuestra inacción, nuestra inercia, será nuestra herencia para la siguiente generación.


Biden tiene algo de los grandes presidentes como Abraham Lincoln, Franklin D. Roosevelt, Kennedy o el mismo Obama: una creencia en el poder constructivo de la bondad y de la palabra poética. Pero no es una creencia ingenua e irracional sino que alienta una acción política reflexionada, con un paquete de rescate de 1,9 billones de dólares y un plan de ayuda para la mayoría de los estadounidenses de $ 1,400 subsidios para el cuidado de niños y ayuda para inquilinos que puedan afrontar un desalojo, y un plan que ofrece una camino a la ciudadanía a unos 11 millones de inmigrantes indocumentados que viven en los Estados Unidos desde hace años.


El programa de Gobierno de Biden tiene aires rooseveltianos y va a aumentar los impuestos a las corporaciones, fortalecer los sindicatos, expandir Obamacare con una opción pública, actuar contra el cambio climático y gastar $ 2 billones en energía e infraestructura.


Y ya el primer día de su mandato, el nuevo presidente reincorporó a los Estados Unidos a la comunidad de naciones que aceptan el acuerdo climático de París.


En contra del errático discurso de Trump y su inacción el nuevo Gobierno prevé hacer llegar 100 millones de vacunas de Covid en sus primeros 100 días e intensificar el rastreo de contactos y movilización de al menos 100.000 personas para vencer al virus.


Como dijo también poéticamente el presidente Biden: "La política no tiene por qué ser un fuego furioso" sino que muchos pensamos que puede ser muy bien un ejercicio de inteligencia colectiva y amistad civil.




49 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

©2018 por Javier Otaola.