©2018 por Javier Otaola.

Blog taola

El existencialismo es un pensamiento estimulante para la creación literaria

Actualizado: 17 de oct de 2018



1. Los existencialistas son filósofos de la vida, la vida es pensada como un argumento, como una narración.

El existencialismo - Kierkegaard, Heidegger, Sartre, Beauvoir, Gabriel Marcel, Camus...- nos confronta al hecho problemático de que el ser del ser humano es un ser sin “esencia”, incompleto, medio-hecho, abierto a trascenderse a sí mismo, en último término narrativo.

2. Los existencialistas se preocupan por la libertad

Los existencialistas creen que lo que hace a los humanos diferentes de todos los demás seres es el hecho de que estamos condenados a elegir: la única cosa en la que no somos libres es en no ser libres.

El ser humano se está haciendo a sí mismo a medida que avanza, dependiendo de lo que quiera hacer a continuación, como decía Machado, caminante no hay camino, se hace camino al andar.

3. Los existencialistas también se confrontan con hechos dolorosos y asumen el “sentido trágico” de la existencia.

El existencialismo también se enfrenta a los aspectos de la condición humana en los que podríamos preferir no pensar. Un ejemplo de ello es la angustia como una parte esencial de la experiencia humana. Una parte particularmente reveladora de nuestra situación en el mundo. Heidegger y Camus hablaron sobre ello.

Otro ejemplo es el miedo a la muerte. Para Heidegger corremos en contra del hecho horrible de que, hagas lo que hagas, vas a terminar muriendo.

4. Los existencialistas tratan de ser auténticos en todos los órdenes de la existencia: en la sexualidad, en el trabajo, en el ocio, en la creación, en la vida y en la muerte.

Heidegger, nos advierte sobre las trabas de “la cotidianeidad” que nos familiariza con el mundo y nos oculta nuestra propia originalidad, por un no-entidad llamada Das Man, a menudo traducido como "el que", o “uno” cuando en realidad no hay un “el que” sino “un ser que está siendo” un ser-que-es-ahí/ Das sein. Nuestra existencia precede y va construyendo nuestra esencia que no termina de hacerse hasta la muerte.

6. Los existencialistas creen que lo que hacemos, importa porque en realidad somos lo que hacemos. Somos argumento.

7. Los existencialistas escriben sobre temas poco convencionales

Heidegger fue un pionero en darse cuenta de lo mucho que ha cambiado la naturaleza de la experiencia humana. En una conferencia sobre el tema en 1953 (a la que asistieron Werner Heisenberg, entre otros), dijo que la esencia de la tecnología en sí no es nada "tecnológica". Es decir, que no tiene nada que ver con la fabricación de máquinas más fáciles de usar o eficiente o productiva. La verdadera pregunta es acerca de nuestra propia manera de ser: la investigación de la tecnología nos lleva a preguntas profundas sobre la forma en que trabajamos, cómo nos ocupamos de la Tierra y lo que somos. También advirtió en contra de nuestro deseo sin fin para hacer todo en el planeta más explotable y almacenable. En última instancia, incluso nos desafiamos a nosotros mismos y hacemos de lo humano un recurso entre otros, por eso hablamos de "recursos humanos"


8. Los existencialistas piensan sobre aquellas cuestiones que más radicalmente nos afectan.

¿Qué somos en realidad? ¿Qué nos hace diferentes de otros animales? ¿Qué es la libertad? ¿Cómo nos relacionamos con otros seres libres? ¿Cómo podemos vivir de manera significativa y con un propósito? ¿Qué mundo queremos crear para el futuro? ¿Qué responsabilidades tenemos?

No todos los existencialistas fueron personas ejemplares- ¿quién lo es?-, pero fueron pensadores interesantes. Nos recuerdan que la existencia es difícil y que las personas se comportan terriblemente, pero al mismo tiempo señalan cuán vastas son nuestras posibilidades humanas.